Las tecnologías legales, conocidas como legaltech, han creado nuevas formas de prestar servicios legales y están transmutando la forma en que los abogados prestan sus servicios y se relacionan con sus clientes. A medida que las empresas y los profesionales adoptan nuevas tecnologías, pueden surgir algunas dudas y preocupaciones en torno al uso de legaltech, como por ejemplo: 

  • Privacidad y seguridad de los datos: el uso de tecnología para procesar y almacenar información puede plantear preocupaciones sobre la privacidad y la seguridad de los datos. Es importante entonces que las legaltech puedan garantizar que los datos confidenciales de los clientes estén protegidos y se manejen de manera segura.
  • Calidad de la asistencia legal: el uso de tecnología para brindar asistencia legal puede plantear preguntas sobre la calidad del servicio ofrecido. Es importante garantizar que la tecnología utilizada sea precisa y confiable, y que la asistencia legal brindada cumpla con los estándares profesionales.
  • Responsabilidad ética: los abogados están sujetos a normas éticas y profesionales al prestar servicios legales, y el uso de tecnología puede plantear preguntas sobre la responsabilidad ética y legal de los abogados. Es importante entonces, que los abogados que utilizan legaltech cumplan con dichos estándares.
  • Costos y eficiencia: el uso de legaltech puede mejorar la eficiencia y reducir los costos en la prestación de servicios legales, pero también puede plantear preguntas sobre la equidad de los costos y el acceso a la justicia. Es importante garantizar que la tecnología se utilice de manera justa y equitativa para los clientes.

Para tales efectos, se debe tener como un aspecto de vital importancia, evaluar cuidadosamente los beneficios y los riesgos de la tecnología, así como trabajar con asesores legales y tecnológicos calificados para garantizar un uso seguro y efectivo de la tecnología en la prestación de servicios legales.