En su sentencia C-197 de 2023, la Corte ha declarado inconstitucional la exigencia de 1300 semanas de cotización para que las mujeres puedan obtener la pensión de vejez en el régimen de prima media. Esta decisión marca un hito en la lucha por la igualdad de género y la protección de los derechos de las mujeres en el ámbito de la seguridad social.

El fallo de la Corte se basa en el principio de sostenibilidad financiera del sistema pensional, pero también reconoce la necesidad de garantizar la igualdad y la protección especial a las mujeres. Por lo tanto, se ha diferido el efecto de la medida hasta el 31 de diciembre de 2025, con el fin de darle tiempo al Congreso y al Gobierno Nacional para adoptar un régimen de causación del derecho a la pensión de vejez que considere integralmente el enfoque de género y las condiciones de las mujeres cabeza de familia.

A partir del 1o de enero de 2026, si el legislativo no ha adoptado el régimen mencionado, se disminuirán gradualmente las semanas de cotización requeridas, hasta llegar a 1000 semanas. Esta reducción progresiva busca eliminar la discriminación indirecta que enfrentan las mujeres al tener que cumplir con el mismo requisito que los hombres, a pesar de las inequidades y barreras que enfrentan en el ámbito laboral y de cuidado del hogar.

La Corte Constitucional ha destacado que la normativa anterior generaba una situación jurídica de discriminación indirecta para las mujeres y que era necesario adoptar medidas que garantizaran su autonomía e independencia económica en la vejez. Aunque se reconoce la importancia del principio de sostenibilidad financiera, también se enfatiza en la necesidad de aplicar condiciones de igualdad y eliminar toda forma de discriminación entre hombres y mujeres.

Con esta sentencia, se espera que se permita el acceso a la pensión de vejez en condiciones dignas y justas, así como que se garantice una protección real y efectiva para las mujeres en el ámbito laboral y de la seguridad social. Además, se exhorta al Congreso y al Ejecutivo a adoptar políticas y programas complementarios que contribuyan a cerrar la brecha de equidad de género, reconociendo la importancia de la economía del cuidado y protegiendo socialmente a quienes la ejercen.

En conclusión, el fallo de la Corte Constitucional que declara inconstitucional la exigencia de 1300 semanas de cotización para que las mujeres obtengan la pensión de vejez es un paso significativo hacia la igualdad y la protección de los derechos de las mujeres en el sistema de seguridad social.