En este caso, la señora Sandra Matilde Contreras presentó una acción de tutela contra el Juzgado 37 Administrativo de Bogotá y la Subsección A de la Sección Tercera del Tribunal Administrativo de Cundinamarca. Ella argumentó que sus derechos al debido proceso, igualdad y acceso a la justicia fueron violados.

El juzgado rechazó su demanda de reparación directa debido a la caducidad, y su recurso de apelación fue rechazado por haber sido presentado fuera de plazo. La demandante afirmó que el juzgado no notificó adecuadamente el rechazo de la demanda, ya que no envió un mensaje de datos a las partes involucradas, a pesar de que habían proporcionado su dirección de correo electrónico.

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca respaldó la decisión del juzgado, argumentando que la providencia de rechazo no requería una notificación personal. Sin embargo, la Sección Quinta del Consejo de Estado falló a favor de la demandante, indicando que las autoridades judiciales no cumplieron con las reglas de notificación por medios electrónicos establecidas en el Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo (CPACA). La Subsección de la Sección Tercera del Consejo de Estado confirmó la sentencia de tutela que protegía los derechos de la demandante.

Uno de los magistrados emitió una aclaración de voto argumentando que, aunque la ley exige el envío de un mensaje de datos a los sujetos procesales, la notificación real se realiza cuando la providencia se inserta en el estado electrónico. El magistrado afirmó que adoptar una posición contraria cambiaría la esencia de la notificación por estado, convirtiéndola en una notificación personal.

 

(Fuente: Consejo de Estado. Sala de lo Contencioso Administrativo-Sección Tercera-Subsección B. Sentencia del 27 de julio de 2022. Magistrado Ponente: Alberto Montaña Plata. Referencia: 11001-03-15-000-2022-01621-01)